10 enero 2014

Los turistas miran al cielo

Los turistas miran al cielo, o mejor dicho, a las páginas web de información meteorológica, antes de realizar sus reservas para Semana Santa en Valladolid. Y no son nada halagüeñas. Esta circunstancia, unida a las experiencias de los últimos años, con múltiples procesiones suspendidas y cambios de horarios, hacen que, a día de hoy, los hoteles de la capital mantengan todavía múltiples habitaciones libres para toda la semana, incluidos los días clave: Jueves y Viernes Santo. A medida que se aclare si habrá más claros que lluvias, también permitirá determinar la llegada de visitantes.

Aún así, las expectativas del sector son buenas y estiman que la ocupación podría alcanzar entre «un 70 y un 80%» en la ciudad para estas dos fechas estratégicas, con una esperanza de que «gracias a la oferta cultural del Ayuntamiento» muchos opten por alargar su estancia hasta el sábado, según explicó el vicepresidente de la Asociación Provincial de Hostelería de Valladolid, Francisco Frutos.

«Los hoteles pequeños y céntricos podrían llenar el jueves y el viernes, pero los grandes y más alejados del centro lo tendrán más difícil», matizó Francisco Frutos. «No hay que olvidar que las procesiones se concentran en el casco histórico y el turista busca la cercanía», añadió. Para el resto de la semana, las perspectivas más halagüeñas hablan de una ocupación del 40%.

Las previsiones meteorológicas a largo plazo que ofrecen distintos portales de internet, ya dan lloviznas a partir del lunes -algunos lo adelantan incluso al sábado- con más probabilidad por las tardes, justo en el momento de la concentración de procesiones en la calle. Y el viernes, día álgido de la Semana Santa de Valladolid con la procesión general, los chubascos podrían ser aún mayores. No obstante, las estimaciones tan prematuras pierden fiabilidad, si bien la experiencia de los últimos años, con continuas suspensiones, ya tienen escaldados a muchos turistas.

La Semana Santa es uno de los mayores focos de atracción de turismo de Valladolid y el sector de los hoteles tiene puesto en ella parte de las esperanzas. Más en una época donde su principal baza que era la clientela de negocios durante la semana laboral pasa por horas bajísimas.

«La crisis por un lado, y el AVE por otro, que acorta las distancias con Madrid y permite a los comerciales ir y venir el mismo día sin necesidad de pernoctar, nos está haciendo mucho daño», apuntó el vicepresidente de los hosteleros encargado del área de hoteles.

«Gracias al turismo cultural y a la apuesta gastronómica y enológica del Ayuntamiento de Valladolid, los fines de semana salvan un poco el negocio. Pero al final abrimos siete días a la semana y 30 al mes. Los gastos son los mismos», indicó Frutos, «lo ideal sería que este tipo de turismo se lograse mover al resto de la semana para ganar cuota de actividad», añadió.

Otro de los objetivos de los hoteles es que Valladolid se convierta en 'base turística' para que los visitantes que quieran acudir a Castilla y León se queden a pernoctar en la ciudad durante cuatro o cinco días y desde este punto realizar las excursiones al resto de los puntos de interés de la Comunidad. «Sería lo ideal y tenemos que trabaja para intentar conseguirlo», explicó Francisco Frutos.

Entre tanto, el objetivo más inmediato es lograr una Semana Santa que de un colchón de oxígeno a la 'dura' primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario