20 enero 2014

La bañera de Berlín

Vayamos a la isla de Usedon para completar este periplo costero. Primero, porque tiene más horas de sol que cualquier otro lugar de Alemania. Segundo, por sus bellos reclamos. Por ejemplo, los Baños Imperiales -Albeck, Heringsdorf y Bansin- donde el kaiser Guillermo II pasaba sus vacaciones. Entre sus muelles se cuenta el más largo del continente y el único que se conserva original.

Apodada la bañera de Berlín, esta angosta isla que comparte territorio con Polonia ha sido siempre un estandarte del nudismo en sus 42 kilómetros de playa. Ello y sus modernas instalaciones balnearias como las Termas de Heringdorf forman parte de un paisaje que muda de rostro en diez minutos: basta explorar un poco el interior de la isla para descubrir lo que llaman la Suiza de Usedon: una apabullante zona de lagos y bosques, con caminos y rutas ciclistas.

Y mención merece la gastronomía de este rincón de Alemania. Olvide las salchichas y el chucrut, y prepárese para entrar en el universo del pescado fresco: anguilas, salmones, truchas, arenques, platijas, lucios... Otro tópico más derribado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario