12 junio 2012

Hispania abre el senado romano

El Senado de Roma abre esta noche a las 22.30 horas. Hispania se resuelve en tres episodios en los que, desde el otro lado del Mediterráneo, se mira a la Península Ibérica para resolver quién y por qué acabó con la vida de Viriato, interpretado por Roberto Enríquez.

Esta producción de Bambú para Antena 3 ha reunido al juzgado Galba (Lluís Homar), al acusador Catón (José Ángel Egido) y al testigo Quinto Servilio (Pepe Sancho) en un un plató de 1.000 metros cuadrados que, por obra y gracia de los efectos especiales, se ha transformado en el Senado romano. Si bien Imperium, spin off de esta ficción, se graba actualmente en Roma, este edificio se ha recreado para Hispania a partir de un croma de 275 metros cuadrados desplegados en la localidad madrileña de Boadilla del Monte.

Los espectadores más duchos en Historia repararán en que la planta circular no se corresponde con las rectangulares utilizadas en el siglo II a.C, cuando se ambienta este péplum para la televisión. Ramón Campos, creador y productor ejecutivo de Hispania, se adelanta: «Sabemos que en aquella época el Senado se congregaba en edificios rectangulares, pero necesitábamos un gran espacio circular».

El proceso digital de multiplicar el número de actores que figuran como senadores, así como la escalinata en la que se acomodan, resulta más sencillo con un edificio circular. El estudio debía de ser lo suficientemente amplio como para alojar movimientos de travelling de hasta 10 metros.

La labor tecnológica, sin embargo, simplifica el rodaje sólo hasta cierto punto: 30 personas construyeron este decorado provisional y el equipo encargado de los efectos especiales pasó de cinco a 11 personas. Para completar la reconstrucción virtual se requirieron tres semanas, en las que crearon la grada completa a partir de cuatro porciones del Senado, diseñaron la arquitectura del fondo sobre el croma verde del rodaje, pintaron las texturas y añadieron la iluminación y la atmósfera idóneas.

Hispania ha burlado previamente otras lecciones de Historia, siempre en pos de la narrativa. «Ni en el Senado, ni en cualquier otro punto de la república romana se podía entrar armado. De hecho, el ejército siempre aguardaba en el Campo de Marte, en las afueras. Entrar con espada vestido de militar en el Senado era una afrenta, pero Galba aparece así en la serie porque no queríamos igualarlo al resto de senadores. En Imperium quedará perfectamente explicado», cuenta Campos.

La serie ha introducido voluntariamente anacronismos desde el principio, como en el caso de los nombres de los hispanos que luchan junto a Viriato, véase el del mejor amigo del protagonista, bautizado como Sandro.

Sin embargo, la audiencia se puso del lado de Viriato desde el episodio inaugural, que marcó un récord de audiencia en octubre de 2010, cuando se convirtó en el mejor estreno de ficción de Antena 3 en años, con un seguimiento de 4.768.000 espectadores y un 22,7% de cuota de pantalla.

Esta temporada de sólo tres episodios ejerce de nexo entre Hispania e Imperium, que llegará a la cadena de Planeta la próxima temporada y se sitúa en tierras romanas, con un rodaje ubicado en los estudios de Cinecittà, en los que han grabado desde Fellini hasta Visconti.

«Antes de meternos en el spin off, queríamos cerrar la serie con el desenlace de Viriato visto desde cerca, pero sin estirar la serie porque sí hasta los 13 episodios que tiene una temporada ordinaria. Imperium es una serie nueva, así que para verla no hace falta haber seguido Hispania, aunque habrá algunos guiños», repasa el productor.

En el capítulo de esta noche, Viriato pierde apoyos entre sus filas mientras su esposa y su mejor amigo se encuentran retenidos en el campamento. El duelo entre Hispania y Roma se decanta en las próximas tres semanas, con un final inevitable: la muerte de Viriato, de sobra conocida por todos los españoles. A modo de flashback, los senadores echan la vista atrás para descubrir quién y por qué acabó con el heroico pastor, un desenlace que originó la popular frase de «Roma no paga a traidores».

No hay comentarios:

Publicar un comentario