18 marzo 2014

En Sevilla el turismo crece día tras día

El año 2013 ha dejado unas cifras espectaculares en el mercado turístico sevillano: casi dos millones de turistas y 3,7 millones de pernoctaciones, lo que supone un incremento del 3,3 por ciento en el primer parámetro y de un estimulante 4 por ciento en el segundo, lo que significa que no sólo hay más viajeros sino que éstos –aunque levemente– se quedan más tiempo en Sevilla. 

La apuesta por el turismo de congresos está siendo un elemento fundamental en la obtención de esos resultados. Frente al visitante de rutas monumentales, que viaja en grupos organizados a los que las agencias buscan ofertas hoteleras más baratas, básicamente las situadas en la Costa del Sol, el perfil del turista de congresos presenta ventajas que se evidencian en un número de pernoctaciones y en un gasto en comercios y hostelería más elevado. 

La cifras alcanzadas en 2013 en Sevilla son el reflejo de la mejoría generalizada del sector en España, pero esa mejoría tiene excepciones. 

Ciudades como Madrid, Valencia o Bilbao han visto reducido su nivel de visitantes, lo que demuestra que, además de la tendencia general, en el caso sevillano ha contribuido una acertada política de promoción desde las administraciones –muy especialmente desde el Ayuntamiento– y desde las empresas turísticas. La buena noticia no debe hacer olvidar, sin embargo, algunas cuestiones paralelas. 

La crisis económica ha conducido al sector hotelero a una batalla por la clientela en la que se ha utilizado como herramienta básica la moderación –cuando no la bajada– de los precios. 

Existe, en consecuencia, un riesgo de pérdida de calidad en el servicio que tendría como exponente principal el hecho de que, pese al incremento de los turistas, no se ha producido un aumento significativo de la contratación en el sector. La pérdida de calidad actúa en este caso como una bomba de relojería, cuya detonación, aunque retardada, tendría efectos muy negativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario