19 junio 2013

Arreglando el mundo: 3 amigos y unas cañas ENTRADA A 17€

Consigue aquí tu entrada con un 15% de descuento, o sea, desde tan sólo 17€. Con unas críticas inmejorables y muy votada favorablemente por el público.

-Su misión es arreglar el mundo en un tiempo récord: ocho semanas. Su centro de operaciones, el Teatro Compac Gran Vía en Madrid. ¿Y después? Después nada. Porque el espectáculo se guardará bajo llave, como ya ocurrió el año pasado en su primera temporada.

"Año tras año mi idea es cambiar el elenco y sobre todo cambiar los temas. Es actualidad pura y dura, ponemos sobre el escenario lo que la gente habla en los bares", explica Eduardo Aldán, director y creador de Arreglando el mundo, que vuelve por segundo año a la capital.

Unos cambios que son más que evidentes. De un maestro de ceremonias que cruzaba la puerta del camerino como hombre y subía sobre las tablas como mujer, Deborah Ombres, a una ingeniosa Cristina Urgel que montará una auténtica fiesta. "Una buena noche termina en un karaoke, y así es como empezaremos nosotros", desvela la actriz y presentadora.

Por otro lado, Ernesto Sevilla y el Monaguillo ocupan los lugares que una vez fueron de Dani Rovira y el propio Eduardo Aldán, que este año se queda con las batutas de la dirección. J. J. Vaquero, repite. "Hemos depurado el estilo, pero nadie sustituye a nadie, todos hacen de personajes diferentes", aclara Aldán.

El punto de encuentro, un bar, un decorado que contagia al teatro entero y va más allá de las tablas escénicas. De esta forma, la transformación del espacio se convierte casi en un espectáculo en sí mismo. Ni una butaca a la vista. Sillas, mesas, taburetes... E incluso más de una barra donde tomarse una caña. La primera ronda, a cuenta de la casa.

Un recorrido humorístico que pasa por todos los puntos de actualidad y por los temas más discutidos en cualquier bar. "Eduardo es el que menos va a los bares, pero Vaquero, Ernesto y yo somos más de usarlos como refugio. Así que él se encarga de la parte literaria y nosotros de contarle lo que se cuece por allí. Los bares siempre han sido las mejores redes sociales, hay que rescatar esa idea", cuenta Monaguillo. Eso sí, sin faltar la parte didáctica". Los tres van a dar trucos para sobrevivir a la crisis, hay trampa para todo y se puede hacer", afirma el director.

Cada artista disfruta también de su pedacito de protagonismo. La infancia y las series de televisión de Monaguillo –"¿por qué nadie paró a Marco en ninguna aduana cuando buscaba a su madre?"–, las preguntas de la hija de J.J. Vaquero –"¿qué es ser buena persona?"–, o las rupturas sentimentales de Sevilla serán algunos de los puntos fuertes del espectáculo que cuenta también con una trama y risas conjuntas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario